20.7.14

De cita en cita (3)- Tokio Blues


Esta sección, como se puede intuir va de poner citas de un libro.
Podréis encontrar la '¿Reseña?' justo en la entrada anterior.
Si ahora me relajo me haré pedazos.
Este pensamiento me llena de una tristeza insoportable. Naoko jamás me amó.
La muerte no existe como contraposición a la vida sino como parte de ella.
No era mi brazo lo que ella buscaba, sino el brazo de alguien. No era mi calor lo que ella necesitaba, sino el calor de alguien.
Si leyera lo mismo que los demás, acabaría pensando como ellos. ¡El mundo está lleno de mediocres!
Aquella pequeña llama, semejante a un alma que hubiese perdido su destino, siguió errando eternamente en la oscuridad de mis ojos cerrados. Alargué la mano repetidas veces hacia esa oscuridad. Pero no pude tocarla. La tenue luz quedaba más allá de las yemas de mis dedos.
Sin embargo, no siento nada. Ni tristeza, ni soledad, ni amargura.
-¿Un amor perfecto?
-¡No, hombre! No pido tanto. Lo que quiero es simple egoísmo. Un egoísmo perfecto. Por ejemplo: te digo que quiero un pastel de fresa, y entonces tú lo dejas todo y vas a comprármelo. Vuelves jadeando y me lo ofreces., me dices. Y te suelo: <¡Ya se me han quitado las ganas de comérmelo!>. Y lo arrojo por la ventana. Eso es lo que quiero,
-No creo que eso sea el amor- Le dije con semblante atónito.
La gente se veía contenta y eso me hizo sentir aún más solo que de costumbre. Porque yo era el único que no pertenecía a ese cuadro.
Lo que nos hace personas normales es saber que no somos normales.
La gente es extraña cuando tú eres un extraño.
Sentí un odio profundo hacia la primavera. Odié todo lo que me había traído, odié el dolor sordo que sentía en mi interior. Era la primera vez en mi vida que odiaba algo con tanta intensidad.
El conocimiento de la verdad no alivia la tristeza que sentimos al perder a un ser querido. Ni la verdad, ni la sinceridad, ni la fuerza, ni el cariño son capaces de curar esta tristeza. Lo único que puede hacerse es atravesar este dolor esperando aprender algo de él, aunque todo lo que uno haya aprendido no le sirva para nada la próxima vez que la tristeza lo visite de improviso.

1 comentario:

  1. ¡Hola, hola!
    Wow, esta colección de frases no hacen más que aumentar mis ya kilométricas ganas de leer algo del autor. Son tan crudas, desgarradoras y tristes, pero a la vez tan realistas, que me enamoran. La que más me gusta es la última.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bien recibidos, pero ten respeto y no provoques ningún tipo de lío, por favor.
(Recuerdo que hay moderación de comentarios).
Nos pasamos por todos los blogs que comentan, intentando hacer lo mismo (a no ser que andemos muy liados) ya que creo que es lo mínimo que puedo hacer, salvo que pongáis spam; será publicado el comentario, pero en lo que a nosotros respecta, no nos acercaremos a vuestro blog.